Leyendas: La perfección convertida en costumbre (Mark Tremonti)



Hablar de mejores guitarristas de la historia o de la actualidad siempre nos llevará a debates, debido a la dificultad de apartar la subjetividad de nuestro criterio. Podríamos sacar muchos nombres y posiblemente no conseguiríamos ponernos de acuerdo en cuanto a nuestro Olimpo del metal particular. En mi caso, tendría muy claro que una de esas figuras intocables sería Mark Tremonti. En este artículo daré un repaso por la trayectoria de un artista único y trataré de aportar las razones por las que le sitúo como el mejor guitarrista de la actualidad. 

Mark Thomas Tremonti nació el 18 de abril de 1974 en Detroit, Michigan. Su apellido deja claro su origen, ya que Tremonti significa "tres montañas" en italiano. Su infancia transcurrió en Grosse Point, en las afueras de Detroit, hasta que se mudó a Wilmette, un pueblo de Illinois. Comenzó a interesarse por el hard rock y el metal escuchando bandas como Metallica, Celtic Frost, Kiss o Journey. Con 11 años compró su primera guitarra, una copia de una Gibson Les Paul, por 25 dólares. Después de recibir clases durante un tiempo, decidió dejarlas debido a que su instructor se empeñaba en enseñarle a tocar "Mary tenía un corderito" cuando lo que él quería era sacarse "Master of Puppets". Mark aprendería a tocar de oído y ayudado por varios libros de tablaturas conseguiría dominar poco a poco el instrumento.

A los 15 años se trasladó con su familia a Orlando, Florida, en donde asistiría al instituto de educación secundaria de Lake Highland. Allí conocería a su futuro compañero de banda Scott Stapp. Durante esa época pondría en marcha su primer grupo bajo el nombre Wit´s End. Tras graduarse, viaja a Carolina del Sur para especializarse en finanzas en la Universidad de Clemson, aunque solo un año después regresaría para unirse a la Universidad Estatal de Florida y continuar sus estudios mientras se ganaba la vida como cocinero en la cadena de restaurantes Chili´s. De nuevo volvería a cruzarse en su camino Scott Stapp y junto al guitarrista Brian Basher, decidirían formar una banda. Después de realizar audiciones para los puestos de bajista y batería, Brian Marshall y Scott Phillips serían los elegidos para cerrar la formación dando así vida a Naked Toddler, cuya traducción sería algo como "niño desnudo que comienza a andar". El curioso nombre fue sacado de un recorte de periódico que Mark solía llevar en su cartera, aunque posteriormente decidirían cambiar su denominación a Creed. En 1995, luego de un año de su fundación, Basher abandonada el grupo quedando la formación reducida a cuatro miembros. El éxito de Creed fue inminente gracias a la publicación del disco My Own Prison en 1997, con el que conseguirían seis millones de ventas. 

El año 2002 comenzaba de la peor forma posible con el fallecimiento de su madre Mary Elizabeth, un hecho que le marcó profundamente. Compuso "In Loving Memory" en su honor, pieza que acabaría formando parte del primer disco de Alter Bridge. En diciembre de ese mismo año se casaría con Victoria Rodríguez, con la que sigue casado en la actualidad. 

Con tres álbumes a sus espaldas, Creed desaparecería en 2004. Tras ello, Mark trabajaría con varios artistas y recibiría clases intensivas del guitarrista Troy Stetina. Tremonti comentaba: "Después de todos los logros profesionales de Creed, sentí la necesidad de reenfocarme en mis metas personales. Una de esas metas era volver a mis orígenes en el rock. Tras la pausa de Creed, mi compañero Scott Phillips y yo comenzamos a ensayar juntos otra vez y nos percatamos de que compartíamos la misma visión y estábamos sorprendentemente ansiosos por regresar y hacerlo de nuevo." Fue así como Scott y Mark se reunirían con Brian Marshall para dar forma a un nuevo proyecto para el que contarían con el vocalista de Mayfield Four, Myles Kennedy. Sin tiempo para descansar, Alter Bridge publicaría ese mismo año 2004 su primer trabajo One Day Remains.





En 2009, Creed anunciaría su retorno y sacarían a la venta Full Circle. La alegría de sus seguidores volvería a tornarse en tristeza al quedar el grupo abandonado en 2012 con un quinto disco en preparación. Mark afirmaría en 2015 que ya había perdido su estrecha amistad con Scott Stapp años atrás. Según él, Stapp esperaba que sus tres compañeros se dedicaran a Creed y olvidaran su trabajo en Alter Bridge. Su relación continuaba erosionándose a medida que los problemas de Stapp y sus constantes salidas de tono se agravaban. 

En 2010, Mark expresaba su interés en iniciar un proyecto en solitario: "Las dos bandas son muy diferentes y yo compongo mucho. Publicaré un disco en solitario porque odiaría pensar en que hay muchas canciones que nunca verían la luz por el hecho de no adaptarse a Creed o Alter Bridge." Apoyado por los jóvenes ex-miembros de Submersed Eric Friedman y Garrett Whitlock, Tremonti se ponía en marcha con su disco debut All I Was en 2012. 

Desde 2012, el artista oriundo de Detroit ha sacado cinco discos con su proyecto Tremonti y tres con Alter Bridge. Podríamos pensar que el alto volumen de trabajo podría suponer un bajón considerable de la calidad de sus composiciones, pero nada más lejos de la realidad. Ése es uno de los motivos por los que le considero el guitarrista más en forma de la actualidad, capaz de publicar un álbum por año sin bajar en ningún momento el listón de sus obras. Su dominio de las seis cuerdas y su predisposición a seguir aprendiendo de todos los compañeros con los que comparte escenario le permiten continuar elevando el nivel, llevándome a pensar que con 47 años todavía no ha alcanzado techo. Mark ha demostrado con creces su talento a lo largo de más de 25 años de carrera musical y lo ha hecho utilizando recursos de todo tipo, introduciendo en nuestras cabezas riffs inolvidables, sublimando los solos de guitarra y permitiéndose el lujo de ir perfeccionando su técnica vocal hasta convertirle en un destacado vocalista. Ha ido bebiendo de diferentes fuentes para acabar consiguiendo un estilo propio que cada vez tiene más adeptos.




Además del Grammy a la mejor canción de rock de 2001 que obtuvo con "With Arms Wide Open" de Creed, ha recibido diversas distinciones individuales por parte de prestigiosos medios del género. Algunas de las más destacadas han sido:

- Mejor guitarrista de 2015 en los Loudwire Music Awards.

- Señor del Riff de 2014 en los Metal Hammer Golden Gods Awards.

- Tres veces consecutivas "Guitarrista del Año" para la revista Guitar World.

- Nombrado en 2019 como "Guitarrista de la Década" por Guitar World.

- Nombrado como cuarto mejor guitarrista de la historia del heavy metal por la revista Total Guitar.

- Mejor solo de la historia con Myles Kennedy en el tema "Blackbird" de Alter Bridge por la revista Guitarist.

A pesar de la buena recepción y las alabanzas por parte de la crítica especializada, tengo la sensación de que nunca se le ha dado el reconocimiento que merece a uno de los músicos más perspicaces de los últimos tiempos. Me atrevería a afirmar que son mayoría los aficionados al rock o al metal que no conocen a Mark Tremonti y eso me hace pensar en la importancia de la imagen en el mundo del arte. Parece que no sirve ser extraordinario en tu trabajo, sino que necesitas proyectar una figura atractiva al espectador. Tremonti ha sido siempre un hombre discreto, sencillo, educado y profesional. Ha intentado permanecer alejado de cualquier tipo de polémica y ha sabido escoger el tono adecuado en cada una de sus intervenciones públicas. Su perfil totalmente alejado del concepto de estrella del rock le ha penalizado a la hora de hacerse un nombre entre la fanaticada.

Mark ha convertido la perfección en costumbre, habituándonos a composiciones sobresalientes y superándose en cada álbum. Su trabajo prudente y sensato le otorgarán algún día ese reconocimiento que hasta ahora le ha sido negado. 
Alberto G. Balo

Soy Alberto, 32 años. Vivo en una pequeña ciudad gallega. Técnico superior de comercio y marketing dedicado a otros menesteres. Combino en este blog dos de mis pasiones, escribir y el metal.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente